Stallman volvió a la Argentina, conocé todos los detalles de su charla

El llamado gurú del Software Libre, pasó por Santa Fe para dar apoyo a la reglamentación de la Ley de Software Libre en la provincia, y dijo que nuestro país debería “liberarse lo más posible de la influencia” del país del norte. Llamó a Facebook el monstruo de los tres tentáculos (Facebook, Instagram y Whatsapp), y sostuvo que Internet de las Cosas, es un disfraz para “Internet de espías, manipuladores, y vendedores no honestos”

Para RMS, el software privativo, es sinónimo de malware, porque en muchos casos mantiene puertas traseras que permiten espiar a los usuarios, y porque su programación no está disponible para ser estudiada. No saber cómo está construido un programa, permite que el mismo ejecute funciones que el usuario desconoce, y esto para el movimiento de Software Libre es inaceptable.

No usa teléfono celular, porque sostiene que es una máquina para espiar a la gente, llama a Facebook el monstruo de los tres tentáculos (Facebook, Instagram y Whatsapp), sostiene que Internet de las Cosas, es un disfraz para “Internet de espías, manipuladores, y vendedores no honestos”, y se refiere a las smartcities como ciudades para husmear al pueblo y dice: “Si algo se llama smart significa que no se debe confiar en eso”.

Stallman llegó al país por vía terrestre, ingresando desde Foz do Iguazú en taxi, y su ingreso a la Argentina de esta manera, está estrictamente vinculado a lo que advirtió en 2012, luego de su anterior visita al país: “Es mi novena y última visita a Argentina. El próximo lunes, saldré del país y, sin un milagro, nunca lo veré más. Esta expectativa me pone triste, porque tengo muchos amigos en este país, compañeros en la lucha por el software libre y otros. He conocido varios placeres, como las chocolaterías de Bariloche, las montañas de Salta y su mar de nubes, Les Luthiers, los libros de Dolina, los asados, los tallarines finitos e infinitos, la Gran Pensión Libre y el puente de la estación de Coghlan. Hace pocos meses, anticipaba seguir volviendo a Argentina muchas veces más. Luego recibí con susto la noticia del Sistema SIBIOS, con el cual exigen las huellas dactilares de todos los que entran en el país. Al ver esa noticia, pensaba que nunca volvería a Argentina. Hay injusticias que debemos resistir aunque cueste. No doy mis huellas dactilares; solo pueden sacarlas con fuerza. Si un país me las exige, no voy”.

El miércoles, ante un auditorio colmado, brindó una conferencia donde avanzó sobre los temas antes mencionados, y brindó su apoyo al pedido del Observatorio de Cultura Libre del Litoral (grupo que gestionó y logró traerlo a la ciudad) para que se reglamente la Ley de Software Libre en la provincia de Santa Fe. En su paso por la ciudad, UNO Santa Fe consiguió entrevistar al reconocido programador, quién en una extensa y amena charla dejó mucha tela para cortar respecto del avance de la tecnología por sobre la privacidad y los derechos de los usuarios.

En particular, ¿en qué situación se ubica Argentina dentro de América Latina en relación a la utilización de Software Libre?

Hoy en día ningún país de América Latina hace muchos progresos hacia el Software Libre. Había mucho interés hace diez años, pero ya casi no. Es triste. Pero, se que en Santa Fe hay una Ley de Software Libre que no se aplica. Creo que otras provincias argentinas tienen o consideran una ley, pero no lo se. No conozco los detalles.

¿Cuáles son las dificultades que existen para implementar la ley según tu evaluación?

Por lo que se, generalmente por lo que ocurre en otras partes del mundo, usualmente las empresas de software privativo gastan dinero para impedir el progreso. Pero también hay empleados expertos en software privativo que no quieren que su conocimiento se vuelva inútil. Tienen empleo por su conocimiento de los sistemas privativos, y temen que al migrar a software libre, no tengan las ventajas, y que otros sepan más que ellos. No necesariamente es así, pueden aprender nuestro sistema y hacerse expertos en GNU Linux, pero eso sería un trabajo, y el resultado no está garantizado. Entonces, prefieren que no se migre, y pueden fácilmente exagerar diciendo: “Eso no puede funcionar”. Ven realmente dificultades, que pueden ser reales, pero no son obstáculos insuperables, sino que es fácil exagerar para presentarlos como insuperables.

¿Cuáles son los ejemplos que se pueden poner a nivel mundial en lo que es implementación a nivel estatal de Software Libre?

En Francia, unos ministerios migraron a Software Libre, pero luego el Estado cambió las políticas hace dos años, e impone la migración hacia Windows. Incluso, las agencias que estaban muy contentas de usar Software Libre. Como la Policía Nacional, que migró hace muchos años, y estaba contenta con tener el control de su informática. Ahora se rinde al poder de los Estados Unidos.

(*)Ayer llamaste monstruo de los tres tentáculos a Facebook…

La empresa de Facebook, tiene tres tentáculos, Facebook mismo, Instagram y Whatsapp. Son tentáculos de husmeo a la gente.

(*)Los adolescentes están muy embebidos en ese monstruo, ¿Cómo imaginás el futuro cuando esos adolescentes sean lideres mundiales?

El problema es que no aprecian la importancia de la privacidad. Todo los educa para aceptar ser espiados en todo momento, en todo lo que hacen. ¿Cómo tener conversaciones libres, y cómo pensar libremente siendo espiado en todo lo que haces? Se notó que después de las revelaciones de Snowden, la cantidad de accesos a algunas páginas de Wikipedia disminuyó un 20%. Fueron las páginas como bomba, terrorismo, Al Quaeda. Algunos pensaron que al mirar esas páginas iban a ser sospechados. Entonces, por su miedo decidieron no mirar esas páginas. De hecho hay tantos que miran esas páginas y no quieren ser terroristas que sería tonto sospechar de alguien por eso. Pero, no lo saben y tienen miedo. Entonces, aunque no tengas nada que ocultar, tienes algo que temer en el espionaje digital. Hace falta primero resistir personalmente al espionaje digital en todo el mundo. Pero hace falta ir más allá, hace falta adoptar leyes para que los sistemas sean construidos para no acumular datos personales acerca de la gente.

En ese sentido, hace dos años, la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff pidió que los servidores de las grandes empresas de tecnología (como Facebook), que alojan datos de usuarios brasileños, estén en Brasil, y no en Estados Unidos. ¿Creés que esto posible de lograr?

Si, si, claro que es posible. Pero no es suficiente para proteger a la gente de la acumulación de datos. Hay que exigir que los servicios no acumulen datos, sin que sea absolutamente necesario para hacer lo que el usuario quiere. Entonces, por ejemplo todas las tiendas de Internet, deberían funcionar anónimamente. Es decir, que no sepan nada acerca del comprador. (Nosotros) Hemos desarrollado un sistema de pagos anónimos. Anónimos para quién paga, no para quién recibe el dinero, para la tienda. Todos los ingresos de cada tienda están monitoreados para que no eviten los impuestos, pero para quién compra es anónimo. Entonces, si es una compra digital eso basta, pero si es un producto físico hace falta también un sistema anónimo de entregas. Hay muchas pequeñas tiendas que podrían recibir envíos de bultos desde las tiendas, con código para que el comprador identifique sus compras.

Cuando comenzó el movimiento del software libre, el mundo era distinto. En los últimos años, el acceso a la telefonía celular y a Internet creció exponencialmente. ¿Esto supuso un cambio de estrategia en la lucha que ustedes plantean?

Hoy en día hay que reconocer que un teléfono móvil es un dispositivo para espiar al usuario. Puede ser modificado a distancia para escuchar todas las conversaciones en una misma pieza, entonces por tu libertad debes rehusarte a llevarlo. Yo no tengo, no lo quiero. También sigue tus movimientos, entonces lo considero el sueño de Stalin. No hay manera de hacerlo respetar la libertad y privacidad del usuario. El sistema fue diseñado para que sea imposible de hacerlo respetar la libertad. El único remedio adecuado es no tenerlo. Pero, tenemos medidas parciales. Hay una versión libre de Android que se llama Replicant y avanza. Ya hay un modelo en el cual se puede gestionar la cámara. Al comienzo no se podía usar la cámara con Replicant, pero ya si, si eliges el teléfono adecuado. Entonces, hay progresos, pero no se deben usar las apps, porque son privativas, y la mayoría espía individualmente al usuario. El teléfono espía para el sistema de telefonía, pero cada app espía para otras empresas. Hay excepciones, pero según un estudio reciente, la mayoría de las apps espía.

(*)¿Qué respuesta puede dar hoy el software libre para operar sobre los smartphones, o sobre el Internet de las cosas?

Ese término, Internet de las cosas, es un disfraz para Internet de espías, manipuladores, y vendedores no honestos. Porque realmente lo que hacen, es vender productos para espiar. Productos siempre conectados a un servidor. Entonces, el producto transmite muchos datos personales al servidor para que deduzca algo interesante acerca del usuario. Por ejemplo, hay juguetes sexuales conectados a Internet. Se puede ejercer el control de lo que hace el juguete. Podría ser interesante, pero ¿quién observa lo que hace? El juguete tiene un termómetro, y el servidor del fabricante sabe siempre si está en contacto con un cuerpo, sabe todo lo que comanda a hacer al juguete. Entonces, aprenden algo bastante íntimo acerca de su usuario. Aunque otros productos sean menos íntimos, por tu termostato pueden aprender mucho también de tus hábitos. Es el propósito de vender tales cosas a la gente y de presionarla para usar tales cosas. Si tuviera algo en mi casa con capacidad de conectarse a Internet, de no ser mi computadora, lo desconectaría.

En ese sentido, hoy se está utilizando mucho un término que es el de Smartcities…

Una ciudad para husmear al pueblo. Si algo se llama smart significa que no se debe confiar en eso.

Ahora lo que yo te quería plantear es que hay muchos avances que se utilizan para la organización del tránsito, para optimización de recursos públicos, ¿cómo se podría hacer de otra forma esto?

Muchas cosas pueden hacerse con participación anónima. Por ejemplo, los smart meterings de corriente son dispositivos para espiar, porque si se preguntan cada minuto cuanta electricidad has usado, pueden saber qué es lo que haces. Pero, el beneficio principal es pedir a otros productos apagarse cuando hay mucha demanda de electricidad, y eso puede hacerse sin espiar. Porque basta transmitir señales informando el total de demanda en el momento. Con esta información podrías configurar tus dispositivos para usar más energía cuando sea más barata. Entonces, el beneficio, no requiere el husmeo, pero prefieren implementarlo porque desean husmear. Propongo una ley prohibiendo el husmeo, y así implementarían los sistemas para proporcionar beneficios sin husmear.

Es una batalla difícil la que proponés…

Si, es difícil, pero sería más difícil sino lo combatimos. En cuanto a la circulación, hay que legislar que esté prohibido armar dispositivos para detectar qué coche pasa por dónde. Creo que debería estar autorizado, poner dispositivos que sólo tomen nota de las placas (patentes) inválidas, o buscadas por orden del tribunal, porque en esos casos hay una justificación. Pero, la gente inocente, no buscada, debería circular libremente sin ser husmeada. Es posible reconocer qué coches pasan, y cuantos pasan, sin saber cuáles son. Así sería posible optimizar la circulación sin husmear a nadie.

En algún momento, frente al avance de la pérdida de la privacidad, del espionaje masivo, de una sociedad cada vez más controlada, ¿te planteaste flexibilizar algunos de los principios del movimiento?

No, porque el aumento de injusticia, no hace menos importante la resistencia. Pero, se que no estamos en el punto de vencer totalmente. En una computadora hay procesadores. Por ejemplo, cualquier teclado tiene un procesador que ejecuta software privativo, y no estamos en posición de corregir esa injusticia en este momento, que no solo es una injusticia, sino una vulnerabilidad de seguridad. Hay ataques a computadoras a través de periféricos, como la pantalla, la cámara, y o las piezas de memoria. Cada uno tiene un procesador que ejecuta que ejecuta software privativo y tienen una puerta trasera universal. No es fácil descubrir la clave de la puerta trasera universal, pero en algunos casos se puede instalar otro programa malévolo en una pieza de memoria, que luego puede atacar el procesador principal, y todo el sistema. Entonces, algún día habrá que corregir el problema de alguna manera, y para corregirlo, sería posible fabricar la memoria de manera que para instalar programas haya abrirla y conectar otros terminales, normalmente cubiertos, y así sería imposible hacerlo desde la computadora. Lo que hacen, o por lo menos pueden hacer, si toman el control de la computadora es insertar otro programa malévolo en una pieza de memoria o en el disco. Una vez que se convirtió el disco en el un objeto malévolo, reinstalará siempre el código malévolo en la computadora, y es casi imposible de detectar. Entonces algún día tendremos que corregirlo. No podremos hacerlo este año, y en cinco años no sabemos que habrá cambiado, pero siempre será parte de nuestra meta, porque no puedo no tener disco en mi computadora. Pero, por lo menos hemos, después de décadas de trabajo, logrado tener un sistema operativo libre, y un programa de iniciación libre, sin tener firmwares en el sistema, que instalar en los periféricos.

¿Qué pensaste cuando se produjo el ciberataque masivo del mes pasado?

Fue culpa de la NSA, que descubrió errores de seguridad, y en vez de ayudar a corregirlos, guardó conocimiento de esos errores, que luego fue robado. Así otros pudieron atacar las computadoras de casi todos los usuarios, pero no mi computadora porque no uso Windows.

¿Cómo salteaste el sistema de identificación biométrica de Argentina?

No lo han puesto en las entradas por vía terrestre. Entonces, fui a Foz do Iguazú, y luego por taxi a Puerto Iguazú, y saldré de la misma manera.

¿Te imaginabas cuando arrancaste el movimiento de Software Libre, una realidad tan cercana a la que citaste vos en tu conferencia del libro “1984”, de George Orwell?

No, hasta 2013, cuando alguien me preguntaba si pensaba que me espiaban, yo decía no lo creo ¿Por qué lo harían? No había porque espiarme específicamente a mí, y entonces pensaba que no me espiaban. Gracias a Snowden se que espían a todo el mundo, a ti también, pero no lo imaginaba a eso.

¿Vas a volver a Argentina?

Quizás, si todavía hay maneras de entrar y salir sin dar mis huellas dactilares, me gustaría volver, pero haría falta que tenga una invitación a Brasil.

¿Qué opinión tenés sobre lo que propone el actual gobierno nacional en materia tecnológica?

Se que tiene la tendencia de migrar al software privativo, y rendir todos los datos secretos nacionales a los Estados Unidos, que es el peor enemigo de Argentina. ¿Qué país es el enemigo principal de Argentina? Los Estados Unidos atacaron a Argentina hace pocos años, apoyando a los buitres. Argentina debería orientar su política para liberarse lo más posible de la influencia de los Estados Unidos, pero no es lo que Macri quiere hacer.

Aclaración: Las tres preguntas marcadas con (*) fueron realizadas por un periodista perteneciente al programa de radio El mango del Hacha que se emite por Radio Cultura, quién también participó de la entrevista.

Fuente: http://www.unosantafe.com.ar/santa-fe/stallman-estados-unidos-es-el-peor-enemigo-la-argentina-n1413148.html